Cómo una muela me inició al yoga

La historia empieza así: 

Un buen día noté un dolor en una muela al cepillarme los dientes. Pedí cita al dentista y en la consulta me dijo que no era caries, sino la encía retirada que había dejado al descubierto una parte de la raíz del diente, y que siendo esta raíz tan sensible, me provocaba el dolor.

Me dijo que la causa de esta “retirada o subida de encía” era debido a que probablemente apretaba la mandíbula al dormir, y que probablemente esta presión en la mandíbula era causada por stress.

Su propuesta: hacerme una férula dental de descarga hecha a medida, que se pone en la boca todas las noches (prácticamente del resto de tu vida) al dormir y evita que las muelas hagan presión entre ellas. 

Presupuesto: 300€ + 30€ anuales de revisión y ajustes varios en la férula.

Mi respuesta: ¿Me estás diagnosticando stress y me estás prescribiendo un parche, que no me soluciona el stress pero si las consecuencias de éste? Prefiero tratarme el stress, gracias.
Así fue como salí de la consulta del dentista y me apunté a clases de yoga para relajarme.


En tres semanas he eliminado el dolor de la muela y otros síntomas causados por el stress como insomnio, ansiedad, nerviosismo, etc. Gracias dentista, probablemente gracias a esa consulta haya tomado la decisión que efectivamente será para el resto de mi vida, y me aportará incontables beneficios para mi salud.


El dilema labial: ¿rosa o rojo?




Cada color trasmite un mensaje distinto, si los dos tonos te favorecen, elige el que te identifique mejor:

El rosa es el color más femenino, así que si eliges este color para tus labios estás eligiendo todos los atributos eminentemente femeninos: dulce, cariñosa, cálida, bondadosa, tierna, suave (como contrario de brusco, atención, no como contrario de fuerte, que las mujeres sí que somos fuertes).

El rosa es el color con el que vestimos a las niñas pequeñas. Si eliges este color estás mandando al mundo el mensaje que te sigues considerando una niña. Para lo bueno y para lo malo. Que quieres jugar, pero a la vez sigues siendo ingenua.

El rojo es el color más cálido del espectro, el que representa desde violencia hasta pasión y amor. El rojo es agresivo, es llamativo. El rojo en los labios está mostrando una persona segura de si misma (utilízalo también un día que tengas el autoestima caído, ya sabes “fake it until you make it”, o “aparenta hasta que lo consigas”) una persona que quiere dejarse ver, imponerse (también en el buen sentido y en el malo, alguien que se hará notar)


Por algún motivo el rojo es el color de las señales de tráfico, demuestra Peligro. Úsalo para una cita o una fiesta, evítalo en una entrevista de trabajo o una comida con los suegros.

Nuevos alimentos en mi despensa: pasta con proteína.

¿Qué es? 

Son unos macarrones (también existen en formato espirales) hechos con harina de soja mayoritariamente, de sabor relativamente parecido a la pasta de trigo, y de precio mucho más elevado. 14€ el kilo.

Protopasta de Ciaocarb. Tiene 320kcal por 100 gramos. 60g. de proteína, 14g. de hidratos de carbono (de los cuales 8 g. de fibra) y 1,5 g. de grasa.
Protein pasta de Clarou (nutritienda) Tiene 341kcal por 100 gramos. 57g. de proteína, 24 g. de hidratos (de los cuales, 2g. de fibra) y 2g. de grasa.
¿Porqué lo tomo?

Porque es una buena forma de introducir proteínas en la comida sin aportar apenas grasa. Porque eliminar la pasta en una dieta puede ser muy duro. Porque la proteína vegetal acidifica menos la sangre y es más fácil de digerir. Porque contiene fibra.

¿Cómo lo tomo?

Yo no soy partidaria de una dieta vegetariana por la dificultad que implica cubrir todos los nutrientes que el cuerpo necesita sólo con alimentos vegetales, por el gasto económico que comporta (¡las hamburguesas vegetarianas valen el doble que las de carne!) a parte de la dificultad social que comporta (buscar restaurantes, analizar cada plato…) y porque me gusta la carne, el pescado y el huevo y no voy a renunciar a este placer.


Yo tomo la pasta proteica para comer (nunca para cenar por los hidratos que lleva), combinándolo con una proteína animal y con vegetales. Así tengo una comida completa con los tres nutrientes esenciales. 


Quema los excesos


Mi lema en el tema de dietas es: “Come y quema”, así que nada de pasar hambre, reducir drásticamente la comida o vivir una semana a base de lechuga.

Rinde más en el gimnasio:
En vacaciones tengo más tiempo libre, así que voy 4 días a la semana, entre 1 y 2 horas
Combino clases de cardio (aerobic, step, zumba, combat) con tonificación (body pump, pilates, total body conditioning...)
Me pongo una camiseta roja. Hay estudios que demuestran que los músculos trabajan más duro cuando vemos este color

Cuida más la alimentación:
Hago cenas ligeras y rápidas: purés caseros con verduras hervidas y una lata de atún al natural.
Bebo café para tener más energía y aumentar el metabolismo

Experimento con las especias para descubrir sabores nuevos y no tener que recurrir al azúcar o la grasa: canela, curry, anís, eneldo, romero...