Detalles que marcan la diferencia

Son los complementos que te definen, que te distinguen del resto, que expresan tu personalidad.

El reloj: el complemento que debe combinar con todo, o romper con todo. Simple, clásico o rompedor. Así lo elijes, así eres tú.

El bolso: en cada casa hay más de uno, pero el que llevo siempre debe ser de piel, con cremallera (por eso de evitar los robos) y que quepa una botellita de agua.

El perfume: o el body mist, o la hidratante perfumada, o el acondicionador aromático... siempre hay algo que va dejando huella detrás de nosotros. Yo elijo una crema de manos con olor a rosa y si me levanto en casa de mi novio, uso su perfume CK One.

Los guantes: si son manoplas, nos recuerdan a la infancia. Los de piel son glamourosos, pero abrigan menos que los de lana. Sin dedos: rebelde. Adornados: coqueta.

Las gafas de sol: Llevarlas en invierno ya son de por sí una declaración “fashion”, porque del todo necesarias, no son. Llévalas muy oscuras para crear más misterio. Con montura dorada para un toque extra de glamour.

El detalle chic: ya sea una pajarita, una diadema de brillantes, un adorno en el pelo... algo que marca la diferencia. Elige sabiamente.

Imprescindibles del frío

Cosas que me hacen los días fríos más felices: 

-       Una bufanda tejida por mi misma. El DIY hecho realidad, y más fácil de lo que parece, en IFil te enseñan. 

-       Unas botas de agua. Con este tiempo, buena cara, y buenos pies. Havaianas tiene unos modelos preciosos. 

-       Crema de manos. Las grietas en la piel son incómodas y antiestéticas, Occitane ha puesto aroma de rosa en el karité y me ha enamorado.

-       Medias, leotardos, leggins, panties o todo lo que se parezca. No voy a renunciar a los vestiditos femeninos. 

-       Un calentador de orejas. El toque más naíf y chic del frío.