Cosas por las que vale la pena invertir tiempo:


-          3 minutos: pintarme las uñas. Ponerlas bien bonitas. De rojo, yo, siempre.
-          30 minutos: en el probador. Para asegurarme de que estoy realmente convencida de la talla y el color del nuevo jersey que me voy a regalar. 
-          3 horas: machacarse en el gimnasio. Por salud, por el sudor, por esos muslos duros, porque lo pago. Porque me encanta. Porque así duermo mejor.

-          3 tardes: tejerme un cuello de lana que luciré en invierno. Alrededor de una taza de te. Escuchando música tranquila.
-          3 semanas: planificando esa escapada romántica que me hace tanta ilusión. 

-          3 meses: de comida sana y ejercicio para empezar a ver resultados. Para notar que la cintura del pantalón va un poco suelta. 

Haz cada día algo que te asuste.


No hace falta hacer puenting. Ni pedirle una cita al primer bombón que se te cruce por la calle.
Esta semana yo he hecho:

-          He subido a un avión. Me sigue dando miedo aunque lo haga veinte veces al año. Respirar hondo, llevar una revista para distraerte y relajarse.
-          Me he convertido al eyeliner. Mi miedo al patosismo me alejaba del rabillo 50’ que me gusta tanto. ¡Practicando se consigue!
-          Hacer una tarta de manzana. ¿Miedo al fracaso? ¿A hacer una chapuza? Lo peor que podía pasar era tener que tirarlo. Pero salió rica y fue fácil. Mhh...
-          He hablado en público. Con desconocidos. En inglés. Es todo un reto para una persona tímida como yo. 
-          Decir la verdad. Decirle a mi novio algo que me molesta de él. Me daba miedo que se enfadase, pero hablando las personas se entienden. Es la única forma de mejorar una relación. 

Mechas y más mechas


Un día decidí que ya era mayorcita para teñirme el pelo en casa y hacer chapuzas varias. 
Pasados unos meses decidí que ya soy mayorcita para aprender a teñirme el pelo en casa.

La tendencia de mechas californianas me han salvado, porque no hay nada más fácil que hacer. 

L'Oreal tiene mil videos en Youtube de cómo hacerlo. 


Sólo recoge el pelo en varias secciones y ve aplicando el producto de medios a puntas.
Yo usé una paletina típica de peluquería. 

Mis consejos a prueba de torpes son:
- Tómate tu tiempo. Estas cosas no se hacen con prisas. 
- Elige un color parecido a tu color natural. Así las irregularidades (si las hay) serán más discretas.
- Hazte con los instrumentos necesarios. Peine, pinzas para recoger secciones del cabello, toalla vieja... 
- Mejor si el cabello está lavado del día anterior, no del mismo día.

Y mi truco final: El mismo de las reinas de las mechas, Jennifer Aniston y Sarah Jessica Parker. Dos mechas más claras en la parte frontal, justo la que enmarca la cara. 





Elixires de la eterna juventud y belleza (o Como mantenernos sanos y guapos)

Sin comer más (si tuviéramos que comer todas las cantidades recomendadas de vitaminas, cuantos kilos de fruta al día deberíamos comer?)
Sin gastar más (los suplementos multivitamínicos suman una buena factura)
Sin tener tiempo (sin invertir horas haciendo recetas complicadísimas de batidos o buscando esa hierba en concreto que no está en ningún herbolario de la ciudad)

Limón: como todos los cítricos tiene vitamina C que protege de las enfermedades, pero tiene menos calorías. Se puede comer en jugo, combinado con zumos de otras frutas (siempre naturales), utilizar para aliñar ensaladas, pescado, marisco, poner una rodajita en infusiones o simplemente en un vaso de agua fresquita. 
Canela: Reduce el nivel de azucar en sangre así que previene los momentos repentinos de hambre. Muy útil es combinar la canela con manzana, así el azúcar de la manzana no crea un pico de insulina tan elevado y nos sacia por más tiempo. También mejora las digestiones. Es rica en antioxidantes, es antiinflamatoria y tiene un efecto relajante, muy útil para casos de estress añadir un poco de canela a nuestro café descafeinado o a una infusión de rooibos. 

Curry: al ser rico en antioxidantes retrasa el envejecimiento. También acelera ligeramente el metabolismo, es antiinflamatorio, mejora las digestiones... Y todo esto por el módico aporte calórico de .... Si no eres fan de la comida índia o pasas de tragarte las calorías que lleva la gastronomía exótica, simplemente espolvorea un poco en un puré de verduras o en una pechuga a la plancha. 

Huevo: Alimento de alto poder nutritivo, bajo contenido calórico y precio económico. Mientras que muchos evitan la yema, ya que es dónde está la grasa, también están aquí las vitaminas. Lleva sobretodo Vitamina A, Vitamina B12 y Vitamina D. La clara es un 88% agua y un 11% proteína. Utilizar las claras para hacer tortillas de verduras hace que aumente el poder saciante y poder crear masa muscular, que es la que sirve para quemar grasa. 

Jengibre: Es estimulante, un buen sustituto del café, que a la larga oscurece los dientes. También es un remedio infalible para los días de resaca, pues alivia la gastritis. Mejora la circulación y es antiinflamatorio. Se puede rallar la raíz y preparar en infusión, o añadir en los purés de verduras. En algunos países orientales lo espolvorean sobre el melón. Habrá que probarlo. 

Te verde: Mi antioxidante favorito. Además de retrasar el envejecimiento de todos los tejidos del cuerpo (piel, uñas y pelo), es un agente de termogénesis, es decir, aumenta ligeramente la temperatura del cuerpo haciendo quemar más grasa realizando la misma actividad física. También es un ligero estimulante ya que la teína es muy parecida a la cafeína y un potente anticancerígeno. ¿Más vale prevenir que curar, no? 

Rompiendo los mitos de los colores:

-          El negro no combina con el azul marino.  Truco: sólo mantén todos los complementos en negro.

-          Los tonos pastel no favorecen a pieles pálidas. Truco: Pon un toque de color fuerte en la boca, en los ojos o en el pelo.
-          El blanco engorda. Truco: Si el vestido tiene unas líneas rectas y largas, estiliza.

-          No puedes mezclar los colores fuertes. Truco: Combina tonos de la misma intensidad.

-          Con un total color block siempre aciertas. Truco: Deja el color block para el blanco, negro y gris. 

-          Los neutros son aburridos. Truco: mezcla neutros de distintas tonalidades y prendas sencillas. 


Alargando unas piernas cortas. Lecciones de geometría.


 Truco nº1: Adelgazar las piernas. Cuanto más finas, más largas se verán. Y cómo: pues ejercicio cardiovascular y dieta. No hay secreto.

Truco nº2: Subir la cintura. Cuanto más alto esté situado el inicio del pantalón o falda, o el cinturón, da la impresión que las piernas empiezan antes.

Truco nº3: Ocultar el pie. Cubriendo el zapato con un pantalón muy largo (ojo, para eso sólo sirven los pantalones rectos, campana o bootcut; los pitillos son demasiado estrechos para cubrir los zapatos) 
Truco nº4: Elevarte del suelo. Con tacones o con plataformas. Los más cómodos son las cuñas y los que tienen la suela gruesa.

Truco nº5: Uniformarte en color block. Que el pantalón y el zapato sean del mismo color. O las medias y el zapato, o la pierna y el zapato. La cuestión es crear una línea de color lo más larga posible. Llevar un vestido largo hasta los pies también crea este efecto.
Truco nº6: Divide y vencerás. Con un pantalón de rayas verticales, divides ópticamente la pierna en varias secciones más estrechas, así que se rompe la visión de “unidad” de la anchura de la pierna. Sirve también un pantalón con raya planchada en el centro, o las sexys medias con costura detrás.

Truco nº7: Elevar el trasero. De la misma forma que subiendo la cintura se alarga la pierna, si engañamos a la vista creando una línea recta posterior desde la cintura hasta el pie, también alargamos la pierna. Cómo: pues con los bolsillos traseros bien discretos o invisibles y con el pantalón más bien ancho, que no ciña el glúteo. 
Truco nº8: Pásate al lado oscuro. El negro adelgaza. Lo sabe todo el mundo. Tonos oscuros de cintura para abajo, infalible. 

Las 5 tendencias de invierno que siempre se repiten:

Ya te lo sabes, te lo dice la Vogue, te lo dice tu amiga, te lo dice la dependienta de Zara: 

Las chaquetas son de cuero

Las botas son altas

Los tacones son killers

Los jerseis son gruesos


Los accesorios son la clave

Survival Kit. Imprescindibles.

¿Qué necesito realmente? No son las cosas que me llevaría a una isla desierta, ni son las cosas que salvaría en primer lugar si hubiera un incendio en casa… sólo son cosas que me ayudan a “sobrevivir” en los días duros.

De hecho, ni siquiera son “cosas”, son momentos, hábitos, sensaciones.




-         El café del desayuno, el té en la oficina, la infusión a media tarde. Cualquier bebida caliente se convierte en un ritual relajante o estimulante. Para refugiarnos en un momento solitario o para acompañarnos en un momento con compañía. ¿Más versátil, imposible, no?

-         Ese collar que anima el look más aburrido, que hacen llamativo cualquier básico, que elimina el momento “no-sé-qué-ponerme” de los lunes por la mañana. 

-         Mi perfume. Es el mío, el que me identifica y con el que los demás me identifican. Es el sello final de antes de salir de casa. La guinda del pastel.

-         El móvil (o la tablet, o el portátil)… cualquier gadget que me permite comunicarme con el mundo exterior. Expresarse hacia el mundo. En un whatsapp, en un tweet o en un blog.

-         Unas gafas. Con las gafas de vista no sólo ves, sino que eres visto. El diseño moderno, retro o clásico de unas gafas reflejan tu identidad. Si los ojos son el espejo del alma… ¿no merece el espejo un buen marco?


-         Fotos. Que te recuerden los buenos experiencias, que captan una esencia, que inmortalizan un evento, que capturan el tiempo. Las fotos reviven estos momentos en la memoria.

¿qué necesitas tú?

Lecciones que he aprendido con la edad

-          El dinero es barato: la cuenta bancaria no cuenta para nada en cuestiones de felicidad, realización personal, estilo y amor.

-          El dinero es caro: si vas a pasar 8 horas trabajando para ganarlo, no lo malgastes, inviértelo en calidad de vida, en lo que te hace feliz.
-       
   La comida engorda: Nunca ganarás la lucha contra los hidratos, sólo acostumbrate a que ellos sean tu batalla eterna.

-          Tu cuerpo no cambia: Si eres de las que tiendes a acumular en las caderas, te perseguirán toda la vida.

-          Tu puedes cambiar tu cuerpo: Sí puedes rebajar tripa. Métodos: dieta+ejercicio o bien cirugía. Aumentar pecho: cirugía. Es la única opción.


-          Acepta tu color de pelo. Cuanto antes. Y también la textura. Tarde o temprano dejarás a un lado la plancha y abrazarás tus rizos. O te rendirás ante las raíces del tinte y lucirás tu color auténtico.

Lo que otoño puede hacer por tu cuerpo:

Añoramos el verano porque preferimos las altas temperaturas, los días largos, las vacaciones...

Pero:

-          Ahora ya podemos pintarnos las uñas de color oscuro sin parecer demasiado dramático

-          Ahora ya no nos sentimos tentadas por los helados y orchatas en cada esquina

-          Ahora ya podemos salir a correr y hacer ejercicio a media tarde sin desmayarnos de calor

-          Ahora el maquillaje nos dura todo el día porque sudamos menos

-          Ahora dejamos de sufrir por las manchas y arrugas que nos provoca el sol

-          Ahora apetece más reunirse al bar para tomar un te que para tomar una cervecita

-          Ahora el dilema “voy al gym o voy a la playa” desaparece. ¡Ya no hay excusas!

-          Ahora el pelo dura límpio más tiempo, y las puntas ya no se resecan

-          Ahora dejamos de ser esclavas de la silkepil y espaciamos las depilaciones un poco


Quizás ya no nos da tanta pereza el otoño, ¿verdad?

Maxi-minimalista

He descubierto la tendencia minimalista recientemente y estoy teniendo un debate interno:

Razones por las que sería minimalista:

-          Creo que el consumo porque sí es un derroche de recursos del medio ambiente, es agotar a la naturaleza y exigirle más de lo necesario.

-          Me siento mejor teniendo pocas cosas en casa, sabiendo que la verdadera riqueza está en el interior y que puedo ser feliz con menos. 

-          Renunciar a consumir de forma sistemática te hace apreciar mejor lo que tienes. Hace que cada pertenencia sea más valiosa.

-          Porque ahorras dinero. Y entonces tienes más dinerlo para gastarlo en lo que de verdad quieres. 

Razones por las que no sería minimalista:

-          No quiero renunciar al perfume. Es cierto que es innecesario (mientras una huela a limpio es suficiente), pero ese toque femenino de las mañanas, o de las ocasiones especiales, ese sentirse envuelta de flores, de especies, de magia,... irrenunciable.

-          La moda es la expresión de uno mismo, es una forma de creatividad. Cuantos más colores tenga un pintor en su paleta, mejor puede expresar su arte. Lo mismo con la ropa y los complementos. Me gusta la variedad.


Belleza de verano, musts de otoño

Los mil cuidados que nos dedicamos en agosto, siguen siendo buena idea una vez llega el frío. Sigamos manteniendo los buenos hábitos, sólo hace buscar un poco de tiempo.


    Aceite para el pelo. Cierto, la playa y el sol resecan las puntas, pero también lo hace el frío, las planchas, lavarse el pelo cada día, … así que en realidad debería proteger el cabello los 12 meses. 

-         Exfoliante facial. Creemos que en verano renovar la piel es más importante para tener un bronceado más homogéneo, pero tener la piel libre de impurezas y células muertas me permitirá en invierno necesitar menos maquillaje y así la piel respirará mejor.

-         Body milk. Yo soy de las que en invierno descuido la piel del cuerpo por falta de tiempo o pereza, pero estoy convencida que si aplicara una crema con un buen masaje en las piernas, tendría la piel más tersa y mejoraría la circulación. 

-         Dormir más de 8 horas. En vacaciones me lo puedo permitir porque tengo más tiempo libre, no necesito madrugar, pero si intento acostarme un poco más pronto durante el curso, iré cada día cargada de energía. 

-         Colores vibrantes. Son tendencia en verano pero la energía que aportan a quien los lleva, causa efectos positivos a diario. Si eres de las que sustituyes todo el arcoiris por la paleta gris-claro, gris-oscuro y negro en tu armario, ¡cambia el chip!